¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca

Esperando a la primavera

Aquí no ha llegado, ni de coña, la primavera, pero las temperaturas han bajado un poquito, prácticamente toda la nieve se ha derretido ya, e incluso hemos tenido unos días de mucho sol… y la gente se ha lanzado a la calle a dar vueltas y a recibir un poquito de vitamina D de la de verdad, no de la que viene en un bote!

20170316_183610.jpg

En esta casa ha sido un fin de semana de mucho pasear por parques y en uno de esos paseos aproveché para que me sacaran fotos de mi sudadera nueva. El patrón es Lynn, de Pattydoo.

Yo tengo un defecto muy feo, y es que si imprimo un patrón de esos de 30 folios, recorto mi talla directamente de los folios una vez he ensamblado el patrón… y al parecer eso no se debe hacer, porque si cambias de talla, como ha sido mi caso, o reimprimes y -¡horror de los horrores!- vuelves a montar el patrón, o apechugas y te haces una prenda de la talla que no es…

Minipunto para quien adivine qué he hecho yo!!

Antes muerta que volver a pasar la tortura de pegar todos esos folios, así que nada, una sudadera un poquito grande, qué le vamos a hacer!

Sea como sea, es bonita, calentita y, sobre todo, muy cómoda!

Feliz jueves de RUMS!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Construyendo la pirámide, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Una sudadera inspirada

Hace un tiempo estuve reflexionando sobre la ropa, el consumismo, el gasto innecesario… esas cosas. Me dí cuenta de que tenía demasiadas cosas y de que compraba demasiado, así que me hice el propósito de reducir y desde entonces no he comprado apenas nada de ropa que no necesitase (siguiendo mi definición de necesidad, claro, que tampoco quiero ser extremista).

Como digo, la idea era reducir, así que intento aprovechar lo que tengo (en este sentido ayuda el haber perdido peso y poder “ir de compras” en mi armario de antes), arreglar lo que se estropea y hacerme yo misma lo que pueda. No es que quiera llevar una vida de asceta, lo que quiero es no volver a caer en ese “comprar por comprar” en que estaba antes. Insisto en que tengo demasiadas cosas (me pasa también con la lana, también ahí estoy en proceso de reducir cantidad almacenada).

La cuestión es que, con tanto reducir las compras, al final he perdido la costumbre… Además todo me parece ridículamente caro, así que cuando me metí en Desigual dispuesta a darme un capricho para celebrar mi trabajo nuevo, salí de allí sientiéndome incómoda, agobiada por los precios y con un enamoramiento tremendo: este jersey.

No había de mi talla, pero es que aunque lo hubiese habido ni de coña lo habría comprado: al cambio salía por cerca de 90 euros, todavía me da un escalofrío cuando me acuerdo.

En fin, que toda esta historia es para contar que me he inspirado en el jersey para hacerme una sudadera. Y aquí la enseño con fotos de ayes miércoles recién levantada a eso de las 7 y cuarto, que es el único momento del día en que dispongo simultáneamente de luz solar y fotógrafo, jeje. Así que… disculpen las ojeras, la palidez y todo lo disculpable 🙂

Como soy bracilarga toda mi vida he tenido que aguantar camisetas  y jerséis que me quedaban justitos de largos en el mejor de los casos, así que ahora sobrecompenso haciéndome las mangas bien largas que siempre quise tener. También he puesto la parte trasera un poco más larga que la delantera, me parece que me sienta bien.

El cuello lo he hecho con la misma tela de sudadera, alternando derecho y revés, y con un par de cintas de encaje, unido todo con costuras vistas. Mi cuello no queda tan envolvente como el del diseño que me ha servido de inspiración, pero estoy muy satisfecha de todos modos.

La única pinza que lleva va del pecho a la cintura y personalmente creo que queda muy bonita.

La falta de costumbre de tejer me hizo comprar más tela de la necesaria así que, para no desaprovechar y aprovechando que tenía la aguja de la máquina puesta, me he cosido también una minifalda exprés. No soy yo mujer de mucha minifalda, pero creo que no queda demasiado mal, ¿no?

(Fotos literalmente sin pies ni cabeza, es lo que pasa cuando no tengo fotógrafo…).

Mi próximo proyecto de costura es todo un reto, por primera vez en mi vida estoy intentando sacar un patrón de una revista. Me quito el sombrero ante todo aquel que sea capaz de seguir estas líneas de locos, no sé si al final desistiré y dibujaré mi propio patrón…

wpid-img_20141015_174439391.jpg

Aprovechando que es jueves, ¡vamos a RUMS!

¡Gracias por visitar, feliz día!

 

¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Las tentaciones son muy grandes y yo soy muy débil

¡Cómo me gusta un sarao!

Claro que cada uno tiene su propio concepto de sarao. Para la RAE es una reunión nocturna de personas de distinción para divertirse con baile o música… pero ¿quién dice que la RAE tenga razón? Mi concepto de sarao (en lo que a este blog respecta xD) pasa por apuntarme a todo aquello que tenga relación con tejer o coser “en sociedad”. Y para ello estoy muy, pero que muy tentada de apuntarme al Cose Conmigo de una de las costureras y diseñadoras “de distinción”, por citar al DRAE, de la blogosfera en español: la sudadera Rainu de La pantigana.

Si todo sigue su curso natural, mañana cuando se publique esta entrada (programada) estaré en la tienda de telas ¡eligiendo mi material!