¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines, Trota, trota, trotamundos soy

Viernes de swapetines (9a)

En esta penúltima entrada swapetinera voy a contaros lo que Thyssly, de tijeras y sartenes, ha preparado para mí.

Es que no sé ni por donde empezar, ¡de verdad!

Lo primero es una bonita bolsa para guardar un proyecto, cosida por ella misma en una tela preciosa… ¿rosa y gris? ¡Sí, por favor!

DSCF2973

Y al abrir la bolsa empieza la magia… Durante todo el intercambio Thyssly me ha cuidado con sus mensajes cada semana, y ha estado pendiente de todos mis mensajes… Hasta me ha contado que estuvo a punto de tirar del hilo cuando dije que suelo usar calcetines tobilleros… MENOS MAL QUE NO LO HICISTE, porque mis calcetines son una maravilla!

¡Tachán!

DSCF2975

Empiezo con mi madeja… 100 g, 420 m de una maravilla color agua Schoppel Cat Print de Admiral… Nunca he tejido con lanas de Admiral y estoy deseándolo!

Cuando la use (por cierto, Thyssly, me apunto a ese patrón!) me acordaré no sólo de mi sorprendida y de lo divertido que ha sido mi primer Swapetines, sino de las fabulosas aguas que he visto estos días en Croacia, tanto en las playas de Marjan hill, cerca de Split, como en las cascadas del Parque Nacional de Krka.

Thyssly ha estado pendiente de mis mensajes y ha tomado buena nota de que, en cierto modo, colecciono filtros de té, de que me pirran las infusiones y de que las de Pukka herbs me tienen últimamente el seso sorbido, así que mi regalazo incluye una caje de dichas infusiones… ¡tres canelas! Imposible describir el sabor que tiene y el aroma que desprenden… ¡gloria! También ha llegado un filtro bañista… me encanta ese filtro, esta tarde mismo lo estrenaré mientras tejo un ratito. Y por último me han llegado unos caracoles que, si no me cuenta en la postal que me ha escrito para qué sirven, jamás lo habría adivinado!

Y para terminar, la joya de la corona, ¡mis calcetines! Me encanta el color, el patrón y me encanta cómo me quedan… ¡son comodísimos! También me ha mandado la lana sobrante, que pasará a formar parte de un proyecto futuro con restos de lanas de calcetines, así que ahí también estará el recuerdo de este intercambio 😉

Me he sacado una foto con una bota puesta para que Thyssly se quede tranquila viendo que me van perfectos, con o sin botas.

Un millón de gracias, ¡has sido una sorprendedora fabulosa!

DSCF2995

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Embadurnada de harina..., Personal

Bizcocho de chocolate, con canela y nueces

No es un secreto que no gusta especialmente cocinar, y que a duras penas me defiendo en la cocina, pero como a quien algo quiere algo le cuesta, y yo quería un bizcocho de chocolate, no me ha quedado más remedio que meterme en los fogones…

Y bueno, no sé si  sido muy osada publicando todo esto antes de que el bizcocho esté listo,  pero en fin, ¡cruzo los deditos!

¡Actualización!

El bizcocho ha quedado de vicio, quizás no se aprecia demasiado la canela, pero igualmente me chupo los dedos…

Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Té, golosinas y jabón de chocolate

Mi jefa es una maldita explotadora, no me respeta los días de descanso, no tiene en cuenta que soy una persona que necesita dormir, preferiblemente por las noches, a veces hasta parece que le cuesta darme vacaciones y, lo que es peor, creo que le tiene el ojo echado a mi novio (y en ocasiones creo que el sentimiento es mutuo, uff)

Con esto de que el trabajo flojea últimamente y de que no sabemos cómo ni por dónde van a acabar saliendo estallando las cosas, había decidido que este año ni cena de empresa, ni cesta de navidad. Como soy una trabajadora razonable, admito que no haya cena de empresa, total, o nos vamos a cenar las dos solas (que ni de coña), o nos vamos con mi chico las dos, y eso sí que no.

Pero ¿y lo de la cesta de navidad? Por ahí sí que no paso, porque este año he trabajado muchísimo, más que cualquier otro año de mi vida, y me merezco un regalo, y además, que yo no quiero una cesta de navidad con televisor ni nada de eso, yo quiero una cesta humilde, con un par de detallitos más cariñosos que costosos, y poco más. Así que la he convencido, y hoy ha caído esto en mis manos:

dscn4997
Té, golosinas y jabón de chocolate

La cesta (caja) de navidad no podía venir mejor surtida para mi gusto, un tarro de golosinas, que me vuelven loca; una pastilla de jabón artesano de chocolate y naranja; y un surtido de cuatro tés e infusiones de hierbas que tienen un olor y un sabor brutal, mmm. Todo presentado en una cajita que me vendrá muy bien para guardar hilos y aparejos de costura.

Y es que en el fondo, aunque a veces nos llevemos mal, estamos muy unidas y no sabemos estar la una sin la otra. Y lo de mi chico, bueno, es cosa de hablarlo, no creo que a él le importe, la verdad…

Personal

Tag

DeBea me deja algo llamado tag en su bitácora que me pide la ardua tarea de describirme en siete puntos (os recomiendo que leáis su descripción, es una niña muy dulce y le gusta tanto hacer cosas que sirve hasta como inspiración para el tiempo libre…). Pero es que, ay, si fuese capaz de describirme en siete puntos otro gallo me cantaría, aunque en general soy bastante corriente y moliente.

Las adversidades no se me dan demasiado bien (al menos últimamente) y adaptarme a los cambios me cuesta más de lo que debería a mis casi 30 añazos.

Me gusta cantar en la ducha cuando no hay nadie en casa y la sensación de haber aprovechado el día, y en general cualquier detalle pequeño me pone de buen humor. Eso sí, no me gustan nada los dibujos animados feos (excepto quizás BobEsponja), los coches verdes (grrr), ni los cocineros de la tele.

Me encanta leer, y normalmente tengo una torre en la mesilla de noche que no me deja sitio ni para las gafas (soy miope como un topo).

Me gusta hacer cosas con las manos, pero no sé que hacer con ellas luego, así que me reprimo un poco para no inundar el piso de chorradas. Me gustaría saber hacer más cosas o tener más arte en las que hago, pero no hay manera, soy demasiado inconstante y un poco nula, para qué negarlo 🙂

Se me mueren las plantas, todas y cada una de ellas (excepto el bambú, que sólo necesita estar en un bote con agua), y me da noséqué verlas morirse despacito.

Aunque tengo muchos vicios tontos, el mayor es el té, me vuelve loca comprarlos, almacenarlos, olerlos, que me los regalen, y, sobre todo, tomarlos, aunque donde se ponga un té verde con hierbabuena fresca poco reposado y con bastante azúcar moreno, que se quiten los demás.

Té verde con hierbabuena

El último punto del tag me pide que se lo pase a 6 personas (nada menos, ¡yo no conozco a tanta gente!), pero como he visto que la mayoría de los blogs que suelo visitar ya lo han recibido, me limito a agradecer a DeBea el detalle, y a dejarlo aquí para quien lo quiera coger 🙂