¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca

Esperando a la primavera

Aquí no ha llegado, ni de coña, la primavera, pero las temperaturas han bajado un poquito, prácticamente toda la nieve se ha derretido ya, e incluso hemos tenido unos días de mucho sol… y la gente se ha lanzado a la calle a dar vueltas y a recibir un poquito de vitamina D de la de verdad, no de la que viene en un bote!

20170316_183610.jpg

En esta casa ha sido un fin de semana de mucho pasear por parques y en uno de esos paseos aproveché para que me sacaran fotos de mi sudadera nueva. El patrón es Lynn, de Pattydoo.

Yo tengo un defecto muy feo, y es que si imprimo un patrón de esos de 30 folios, recorto mi talla directamente de los folios una vez he ensamblado el patrón… y al parecer eso no se debe hacer, porque si cambias de talla, como ha sido mi caso, o reimprimes y -¡horror de los horrores!- vuelves a montar el patrón, o apechugas y te haces una prenda de la talla que no es…

Minipunto para quien adivine qué he hecho yo!!

Antes muerta que volver a pasar la tortura de pegar todos esos folios, así que nada, una sudadera un poquito grande, qué le vamos a hacer!

Sea como sea, es bonita, calentita y, sobre todo, muy cómoda!

Feliz jueves de RUMS!

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

285 días (con sus noches)

Hay proyectos que entran en las agujas y salen de ellas en menos que canta un gallo, hay proyectos que se llevan algo más de tiempo, hay proyectos como mi Kisseis, que se ha pasado en las agujas prácticamente un año (285 días, concretamente), y luego hay proyectos como mi Wisteria, que vive en mi cuenco lanero y recibe atención una vez cada 4 meses o menos.

Hoy es el kisseis el que está terminado. Ha sido mi primer chal en lana de grosor lace y ahora no quiero tejerlos en otro grosor. La caída es espectacular, abriga porque es 100% merino y no abulta nada de nada.

Es perfecto.

La lana elegida, 100purewool, llevaba en mi stash desde hace 4 años, regalo de la encantadora Pilar de Mi madeja. Una madeja tan especial no es para gastarla a la ligera, así que la he tenido bien guardada, esperando el proyecto perfecto.

Y el proyecto perfecto apareció el verano pasado, en forma de KAL con no8das, pero por alguna razón mi entusiasmo se diluyó con el paso de las semanas y el proyecto quedó relegado a una bolsa en el fondo de una caja.

Es una de esas cosas que cuesta entender, porque el patrón es divertidísimo (con cuentas y todo… ¡cuentas!) y la lana es gustosísima de trabajar, pero el caso es que aparqué el proyecto y cuando me forcé a recuperarlo flipé en colores! Me ha encantado terminarlo, he alucinado en colores al bloquearlo y he disfrutado como una enana en la sesión fotográfica, a pesar de la presencia de un cisne gigante que intentó atentar contra mi vida…

DSCF3252.JPG

A veces hay cosas que nos enorgullecen más que otras, y éste chal es una de ellas, definitivamente.

Ha sido la primera vez que he puesto cuentas en un proyecto (gracias a MJ, Sagra y Charo por hacerlo posible) y la verdad es que lo he disfrutado muchísimo y además me encanta cómo brillan y la caída que le dan al chal.

DSCF3250.JPG

(En la foto, abajo a la derecha, el campanario del ayuntamiento de Estocolmo, edificio emblemático donde, entre otras cosas se celebra la cena de los Premios Nobel).

Y ahora, ¡fiesta de fotos! (lorza rebelde incluída)

Será que he estado cenando com compañeras de trabajo y vengo tibia de rosado, será que me quedan dos días para mis ansiadas vacaciones de verano o será una combinación de las dos cosas, pero el caso es que estoy de muy buen humor 😀

Feliz jueves, feliz rums!!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines

Viernes de swapetines (7)

Y una vez más es un viernes dominguero… Parece ser que actualizar el blog los viernes, después de la agotadora semana de trabajo, es demasiado para mí. No tengo inspiración para fotografiar ni para escribir y a veces directamente se me olvida tomar una fotografía antes de que esté demasiado oscuro 😦

Pero bueno, por fin está aquí la actualización de la semana, esta vez con fotografía a todo color y enseñando bastante del diseño… ¿está ya claro qué patrón es?

20160320_104954

Lo que llevamos de año está siendo un poco atípico para mí, en el sentido en que, además de estar extraordinariamente cansada, no hago más que pillar gripes y catarros como si no hubiera un mañana… Supongo que todo está relacionado y que andaré baja de defensas y que necesito hacer más deporte y tal, pero, ¿quién puede hacer deporte sin parar de toser?

En fin, la cuestión es que he hecho lo posible por no perderme días de trabajo, pero aguantar el ritmo al llegar a casa ha sido imposible. Han sido muchas tardes aburridas, dormitando en el sofá, sin fuerzas ni para pensar en tejer, ¡¡y al final ha estado a punto de pillarme el toro!!

Pero no te preocupes, sorprendida mía, que entre el viernes y ayer me he puesto el turbo y tu segundo calcetín está casi terminado, mi callo del dedo da fe de que hemos trabajado a piñón. Hoy lo terminaré, mañana lo bloquearé y el miércoles (jueves a más tardar) lo dejaré en correos al salir de trabajar.

¡Feliz domingo!