Skip to content

Ven a mí, sol

24 julio, 2014

 

De vaqueros y segundas oportunidades (5)

Éste es uno de esos proyectos que es genial hacer: se tarda poco, es barato y el resultado es estupendo.

Llevaba tiempo con ganas de coser un sombrero, entre otras razones porque tengo la cabeza lo suficientemente gorda como para que la mayoría de los sombreros que se pueden encontrar en las tiendas de ropa me queden justitos y me hagan marca en la frente :( o me espachurren el pelo. Así que cuando digo que llevaba tiempo, lo digo en serio, jaja.

Y resulta que MJ estaba también queriendo hacerse uno, y también ella tiene en su casa pantalones vaqueros para reusar… así que ¡blanco y en botella! nos hemos cosido sendos gorros para el veranito.

Para el mío he usado la pernera que me quedaba de un vaquero gris de Salva, y un resto de tela de pollitos de composición desconocida. He seguido el patrón (aquí) al pie de la letra (talla L, muchas gracias), excepto por los tres pespuntes decorativos que le he puesto a la visera, para adornar y para darle entidad. Se supone que es un gorro reversible y a priori lo es pero… me gusta más el vaquero por fuera ;)

 

Por cierto, ¡qué dificilísimo es hacerse fotos a una misma!

Que no se me olvide que es jueves, ¡a RUMS!

¡¡Y mirad el gorro de MJ, que mola horrores!!

596b1-rums

¡Dame una T, dame una R, dame una U, una Ñ y una O!

23 julio, 2014

¡¡¡¡¡TRUÑO!!!!!

Cuando mi profesora de literatura del instituto nos recomendó que leyésemos El Clan del oso cavernario, primer tomo de la serie de los Hijos de la tierra, de Jean M. Auel, no lo dudé. Confiaba en la recomendación de mi profesora y no me equivoqué al hacerlo. El Clan del oso cavernario es un libro estupendo y lo recomiendo a cualquiera como lectura de verano (o de invierno, jeje).

Después de ese primer tomo vinieron los siguientes cuatro volúmenes (títulos y pequeños resúmenes en wikipedia). Todos me han gustado, aunque cada vez un poco menos… Cuando salió el último tomo pensé en comprarlo, no sólo por ver cómo acaba la historia, sino también por terminar mi colección. A día de hoy, sabiendo como acaba la historia, no creo que compre el libro. Me niego a darle un céntimo más a esa señora que se ha dedicado a escribir un libro para reirse de aquellos a los que nos gusta(ba) la serie.

El peor libro jamás escrito

Si hay alguien ahí que quiera leerse el libro, pero que tenga dudas infundadas en parte por el volumen (¡¡757 pgs, 1.102 gramos!!), en parte por las malas críticas que se pueden encontrar por ahí, mi recomendación es que se salte  las dos primeras partes sin pensárselo dos veces. En mi vida he leído algo que me haya costado tanto, y no es que la gramática sea compleja o el vocabulario rebuscado, es simplemente ABURRIDO. No sucede prácticamente nada relevante, y los capítulos se mezclan unos con otros con actividades repetidas, párrafos casi idénticos y bostezos incontenibles por parte del lector. La sensación que me ha dado es que esta señora tenía bien poco que añadir al desarrollo de la historia y que este libro ha sido escrito bien por una obligación contractual, bien por el ansia desmesurada de dinero de la autora.

Página 271. Momento de alta tensión narrativa. El caballo se ha cagado.

En la tercera parte llegamos al meollo de la trama y durante algunos capítulos parece que no resulta tan cansino de leer. Pero los personajes son tan, tan, tan, pero tan odiosos que al final he acabado con ganas de golpear.

Ayla, la (detestable) protagonista, es el equivalente a la líder de las animadoras: no sólo es la más guapa, las más inteligente y la más hábil, también es la mejor cazadora, la más bondadosa, la que mantiene una conexión más intensa con el mundo de los espíritus y, en general, la mejor en todo lo que se propone (aunque sin proponérselo). Por supuesto no todo es rosa en el mundo de Ayla, algunos personajes la odian, pero que nadie se preocupe: aquellos que la odian son feos, malos, borrachos, maltratadores, violadores, mentirosos y sucios.

Jondalar, el (no menos detestable) compañero de la protagonista, es el claro equivalente al quarterback del equipo de fútbol americano: el más alto, fuerte, guapo, carismático y popular. Además es el que la tiene más grande y el que mejor sabe darle a las mujeres lo que a las mujeres les gusta. Todas las mujeres lo adoran y quieren copular con él, los hombres buenos lo admiran, los malos lo envidian. Tan claro como el día y la noche.

(¿Qué es lo que quiere esa nena? ¡¡¡Jondalar lo sabe y se lo va a dar!!!!)

Una, en su bendita inocencia, podría esperar que la autora hubiese madurado como escritora en las 4256 páginas de que consta la saga, pero no. En cada capítulo que pasa los personajes van perdiendo profundidad, reduciéndose a extremos negros y extremos blancos, del mismo modo que las acciones cada vez son más predecibles y ridículas, forzadas para hacer que los protagonistas reluzcan aún más, si cabe.

Sinceramente, he acabado del libro hasta el mismísimo.

Y me ha puesto un poco de mal humor.

Imperdonable.

Literatura canadiense

20 julio, 2014

Como licenciada en filología inglesa no pude evitar sentirme un poco avergonzada de mí misma cuando el año pasado le fue concedido el Nobel de literatura a la canadiense Alice Munro porque no tenía ni la más remota idea de quién es esta señora o de qué escribe. No dice demasiado de la programación académica de la universidad en que me licencié y mucho menos de mi curiosidad personal, la verdad.

wpid-img_20140720_101849.jpg

Pero bueno, mi cultura general tiene muchos vacíos, y ojalá todos fuesen tan fáciles de remediar como éste. Nada más sencillo que ir a la biblioteca, buscar en la M y coger un tomo de la estantería. El elegido ha sido Lives of Girls and Women (traducido al español como Las vidas de las mujeres).

 

Aunque la especialidad de Munro (y la razón por la que recibió el Nobel) es el relato, el libro que yo me he leído se supone que es una novela. Y digo se supone, porque a medida que iba avanzando en su lectura me daba la sensación de que más que una novela es un compendio de relatos ordenados cronológicamente y que comparten personajes. Leyendo wikipedia me he enterado de que es una colección de relatos que algunos críticos han considerado novela por dichas razones, me imagino que ponerle la etiqueta de novela en la portada es por atraer a otro tipo de lector…

El personaje principal es Del Jordan y en cada capítulo del libro se cuenta una fase de su vida, de niña a joven adulta, y su relación con las mujeres de su entorno (hay pocos hombres en el libro). La lectura me ha resultado deliciosa y los personajes, interesantísimos. Yo soy de esas personas impacientes que cuando leen no pueden evitar echar vistacitos furtivos a los párrafos siguientes para ver qué va a pasar, excepto cuando estoy disfrutando mucho, mucho de lo que leo. Ése ha sido el caso con este libro, me he recreado en cada parrafo sin preocuparme de los siguientes, sin comprobar las páginas que me quedan para acabar el libro o el capítulo y arriesgándome en más de una ocasión a pasarme de parada en el tren, si eso no es disfrutar la lectura…

¡¡Feliz domingo!!

 

 

Flamenco grunge

17 julio, 2014

De vaqueros y segundas oportunidades (4)

Es mal común entre las personas a las que nos gusta hacer cosas a mano el acumular y acumular proyectos que queremos hacer, es lo que popularmente se conoce como “tener el pinterest más grande que la mano”. Así sucede que en un momento dado necesitamos algo y, en lugar de comprarlo, afirmamos “paso de comprar, esto me lo hago yo en una tarde y me queda mejor”.

Que dé un paso al frente quien lo haya dicho y lo haya cumplido en un plazo razonable de tiempo ¡¡para que pueda darle un aplauso!!

Yo lo dije cuando por mi pasado cumpleaños cayó en mis manos una tablet… pero la cosa quedó en buenas intenciones y poco más y durante un cuatrimestre entero he llevado la tablet a clase envuelta en un gorro de lana para que no se me estropease en el bolso.

¡Hasta hoy! 9 meses más tarde de recibir mi regalo, le he hecho su funda. No hay ni que decir que es mejorable, las gomas que sujetan el dispositivo son demasiado anchas y me han quedado un poco a la virulé (pero sujetan, que es lo importante) y no estoy muy segura de cómo va a funcionar el deshilachado de los bordes. Lo que dure, duró :)

Pero es mi funda y me gusta: ha sido muy rápida, todos los materiales son restos de otras cosas (vaqueros de Salva, cintas al bies de la falda flamenca de mi madre, gomas de a saber qué y portadas de plástico de un cuaderno gastado para darle rigidez) y además me va a servir para aportar algo al RUMS de esta semana ^_^

596b1-rums

¡Feliz (casi) fin de semana!

Pecadillos de verano

16 julio, 2014

No sólo mi stash no baja al ritmo que debería, sino que además durante las vacaciones de verano me he dedicado a engordarlo… Pero ¿acaso las dietas en verano no son para saltárselas?
En fin, el que no se excusa es porque no quiere, ¿verdad?
Recuerdos de Finlandia:

IMG_9699

Recuerdos de Francia (aunque no sea lana local, estaba en oferta y bien bonita que es, no?

IMG_9698

Sigo tejiendo, ¡feliz miércoles!

2×1

9 julio, 2014

La semana pasada, tras pasar la mañana con un papeleo bastante estresante, decidí “recompensar” mi diligencia dándome un paseíto por la tienda de telas. Mi plan era no comprar nada, en todo caso un forro para este bolso, pero nada más.

Ilusa de mí.

Nunca dejará de sorprenderme el poder de convicción que tiene mi demonio sobre mi angelito. El angelito piensa entrar sin comprar, el demonio le da la razón y, cuando menos se lo espera, ¡zas! estamos los tres en la caja pagando… El consuelo que me queda es que estoy segura que no soy la única víctima de los angelitos pusilánimes y los demonios carismáticos, ¿verdad?

La cosa es que vi una gasa que me enamoró ciegamente. Como ya he hecho un par de vestidos este año pensé que un top sería buena idea así que me puse a buscarle un forro cuando me acordé del satén, uno de los residentes más antiguos de mi caja de telas. La función original del satén era hacerme una enagua o combinación para no tener que ponerle forro a cada falda que me hiciese (¡vaga hasta el fin!), función que cayó en el olvido por ser mi culo demasiado grande para el ancho (demasiado poco ancho) de la tela.

 wpid-img_20140704_123348132.jpg

En el camino de la tienda a casa la idea fue tomando forma y el otro día, en cuatro ratos como quien dice, me hice un top. Fruncido (accidental, pero qué importa) en el escote, bies de satén en sisas y escote, pinzas en el pecho… y un lacito en la espalda por ponerle un detalle simpático.

Pero claro, desaprovechar una tela bonita como era mi satén negro para hacer un forro… da un poco de pena, ¿no? Todavía lo de la enagua tenía su toque sexy (aunque sexy y enagua sean dos palabras que no se lleven especialmente bien), pero forro a secas… no sé, me daba cosa. Así que pensé en todas esas ocasiones (¡numerosísimas!) en que una sale con sus amigas a tomar café y al final una cosa lleva a la otra y se acaba saliendo de fiesta. Pues ¡tachán! camiseta reversible y lista para todas las ocasiones!

¡Y aprovechando que es jueves, con mi top 2×1 me voy a RUMS, a ver qué se cuece!

596b1-rums

¡Feliz día!

Una de suecos

9 julio, 2014

En el día de su centésimo cumpleaños Allan Karlsson decide que no quiere participar en la fiesta que le han organizado en el hogar de la tercera edad donde recibe así que, ni corto ni perezoso -aunque sí un poco despacio, cosas de la edad- se escapa por la ventana de su casa.

Éste es el punto de partida de Hundraåringen som klev ut genom fönstret och försvann ( El anciano que saltó por la ventana y se largó), de Jonas Jonasson. Luego la historia se vuelve completamente disparatada, con el abuelo (y compañía) siendo perseguidos simultáneamente por delincuentes y policías mientras, en paralelo, se cuenta la vida del señor Karlsson desde su nacimiento hasta el día que decide escaparse por la ventana… ¡Y vaya vida! Pese a su absoluto desinterés en cuestiones políticas y religiosas se ve envuelto en la Guerra Civil española, en el Proyecto Manhattan, en la Guerra de Corea… y ni llevo la cuenta de la cantidad de mandatarios con los que traba amistad (o enemistad) a lo largo de los años: Franco, Harry S. Truman, Churchill, Stalin, Mao, Kim Jon-Il, por citar algunos. Es, en este sentido, una especie de Forrest Gump, pero a nivel mundial.

Los líos en que se mete, tanto después de su 100º cumpleaños como antes, son absurdamente divertidos. Yo al menos he llorado de la risa en el tren (y además he dado un repaso a mis conocimientos de historia del mundo contemporáneo, que nunca viene mal).

Mi suegro se leyó el libro y le encantó, así que decidió regalármelo cuando empecé a estudiar sueco (gracias). Al principio no tenía nivel, luego llegaron las lecturas obligatorias de la universidad y la escasez de tiempo y sólo después, finalmente, he podido sentarme tranquila a leerlo. El libro me ha gustado horrores, es interesante y muy dinámico, y además el sentido del humor del autor me ha parecido brillante: es como que todo, por absurdo que parezca en su momento, casa perfectamente con el resto, haciéndolo, en mi opinión, mucho más gracioso.

¡Buen día para todos!

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 330 seguidores