Skip to content

¡Buenos días!

5 marzo, 2015

Aquí estoy con un gorro que me tejí la semana pasada. Es un test para un patrón de Tori, el Crinaeae Hat. Ha sido mi primer test y la experiencia me ha resultado la mar de entretenida (y como “pago”, más patrones, ¡yuhuu!).

Lo peculiar de este gorro (peculiar para mí) es que se empieza arriba, con sólo 6 puntitos de nada, y se ve aumentando y construyendo ese cable tan bonito que tiene.

wpid-img_20150305_064424995.jpg

Para tejerlo he usado dos ovillos de 50 g de Drops Karisma, aunque aproximadamente medio ovillo lo usé para el pompón :)

Lo bueno de ese cable es no sólo que es bonito, también favorece un montón.

Cuando me he levantado esta mañana estaba el sol ya asomando por el horizonte, así que he corrido -todavía en pijama- al balcón a hacer un par de fotos. Además, una de las orquídeas está estrenando flores… El día promete, ¡esperemos que no defraude!

¡Buenos días, feliz RUMS!

La fabulosa historia del Señor Conejo

3 marzo, 2015

Lo gratificante que puede resultar tejer para regalar

El Señor Conejo, aunque entonces todavía no se llamaba así, nació un poco una tarde de verano en el Parque de María Luisa, entre charlas y risas, pastel de zanahoria y vasos de té verde.

Cuando tejo para regalar tejo con todo el cariño y el mimo del mundo (por eso no tejo para regalar demasiado a menudo ni por obligación), pero una vez que el regalo está hecho, no soy de las que van preguntando en plan ¿lo usas? ¿te lo pones? ¿juegas?

Si embargo, que no pregunte no quiere decir que no me guste ver las cosas que he tejido siendo usadas y queridas y cuando alguien me manda una foto o me habla de lo que le tejí me hace una ilusión tremendísima.

Por eso se me puso el corazón tan ternito cuando las pasadas navidades, mucho tiempo después de haber regalado al conejo, hablo por teléfono con mi sobrino que me explica compungido que se le ha perdido el Señor Conejo. Resulta que era un juguete que le encantaba, lo solía llevar consigo a todas partes y, mientras jugaba a recoger cosas en el campo, se le despistó y cuando volvieron a buscarlo ya no estaba.

Por suerte el Señor Conejo es un poco como el Doctor Who y tiene la capacidad de regenerarse en un cuerpo nuevo.

Mismo número de aguja, mismo color… un Señor Conejo que es nuevo pero a la vez es el mismo de antes. De momento me consta que ha estado como mínimo en el Sánchez Pizjuán viendo un Sevilla – Córdoba, ¿será sevillista, cordobesista, o simple fan del bullicio y la diversión?

Jorge, espero que sigas disfrutando del Señor Conejo mucho tiempo y que sigais viviendo muchas aventuras juntos!!

Entretelas

2 marzo, 2015

Mi último dia de vacaciones (que técnicamente no es de vacaciones, porque no trabajo ningún lunes) lo estoy pasando como casi todos la semana pasada, rodeada de telas, embarcada en mi gran proyecto de costura.

Avanza despacio, pero es precisamente así como pretendía que avanzase, ya que cuando se trata de coser la parsimonia es mi mejor amiga, lo tengo comprobado.

Comencé el lunes dibujando los patrones, adaptándolos, y respirando profundamente tres veces antes de atreverme a cortar la tela, y durante el resto de la semana me he limitado a ir disfrutando, y mucho, del proceso de confeccionar una prenda. De momento tengo listo el cuerpo de forro y chaqueta y me queda la mejor parte, las cosas pequeñas. Cortar vistas, colocar cremallera, hacer bolsillos, encajar bien las mangas, la aventura de hacer una capucha por primera vez…

La pena es que se acaban los días libres, las mañanas ensimismadas de costura, tan ensimismadas que hasta he recuperado mi hábito español de comer a las 3 de la tarde.

Lo sorprendente es que, a pesar de la semana que he pasado, no sólo cosiendo sino también viendo series y desayunando cada mañana con una tostada y un libro, creo que tengo ganas de volver al colegio. ¿Estaré enferma? ¿Me pido una baja?

¡Feliz semana!

Mangas, grr

1 marzo, 2015

Comprobado, los mayores ataques de startitis me dan cuando todo lo que me queda para terminar un proyecto son las aburridas y tediosas mangas. En esta ocasión he intentado hacer las dos mangas a la vez con una circular de cable largo pero ha sido un fracaso absoluto. Sólo he conseguido tejer dos vueltas e irritarme bastante así que sigo con mi método de siempre…

wpid-img_20150301_120256347.jpg

Mientras intento centrarme en las aburridas mangas del demonio, mi cabeza se puebla de calcetines, nuevos jerséis y fundas de ganchillo para los maceteros del salón.

The Casual Vacancy

27 febrero, 2015

Suele suceder que, tras leer un libro que me ha gustado mucho, suelo ser reticente a leer más obras del mismo autor, sobre todo si el libro en cuestión es la primera publicación del autor. Siempre tengo la sensación de que existe la posibilidad de que las segundas obras sean literatura mediocre, publicadas a la sombra de un gran éxito.

En este sentido, ya me desengañé con María Dueñas y, por suerte, he vuelto a hacerlo con J. K. Rowling. Después de leerme casi de una sentada toda la serie de Harry Potter me costaba creer que la misma autora fuese capaz de crear otro universo nuevo. Nadie tiene tanta imaginación.

Pero resulta que J. K Rowling sí la tiene, por suerte. El universo de The Casual Vacancy es rico y colorido, sus múltiples personajes están desarrollados con detalle y las distitnas historias que se trenzan entre sí para formar la trama principal están cuidadas y bien rematadas.

¿Se nota que me ha gustado bastante? He reído y he llorado y he estado enganchada al libro en todas las habitaciones de la casa, ¡hasta dentro de la bañera me leí una veintena de páginas!

The_Casual_Vacancy

Lo que más me ha gustado ha sido, sin duda, esa forma de entrecruzar la realidad y los pensamientos de los personajes, enseñándonos cómo se engañan a sí mismos, cómo viven en el convencimiento de que el mundo funciona de una forma cuando la realidad les está gritando en la cara que lo hace de una completamente distinta.

La historia principal es sencilla, tras la muerte repentina de un concejal de pueblo, diversas personas se movilizan para ocupar la plaza vacante. El resto, los tejemanejes, las (muchas) miserias de cada casa, es lo que le da vidilla al libro.

Es viernes, ¡feliz fin de semana!

Sportlov

26 febrero, 2015

Es genial tener vacaciones con la pareja o con la familia y organizar cosas, un viaje, alguna escapada, actividades varias… pero también es genial disfrutar de vacaciones egoístas y lo recomiendo al 100% (o más).

En mi caso, esta semana se celebra en Estocolmo y otras partes de Suecia, lo que ellos llaman Sportlov, que se traduciría como Vacaciones deportivas o algo así. Es una semana de vacaciones escolares en la que se anima a los chavales a aprovechar para practicar deportes de invierno.

A mí me gusta hacer deporte, pero mi plan para esta semana ha sido atrincherarme en casa y enterrarme en mis cosas: ver películas, ponerme al día con series, leer libros, tejer, coser… ¡Es fabuloso! Sé que puedo sonar como una mala persona, pero me encanta levantarme por la mañana, decirle adiós a mi chico -todavía con el pijama puesto-, cerrar la puerta, frotarme las manos y pensar en el día que me espera. Me siento un poco así:

Que conste también que a mi chico le tengo más que dicho que tiene que cogerse un par de días de vacaciones (¡o una semana entera!) para quedarse solo en casa y disfrutar de algo así (¡pero sin tocar mis telas, que muerdo!).

El proyecto que tengo entre manos esta semana no está listo todavía, pero sí que tengo listas, por fin, son las fotos de la última camiseta que me cosí. Suelo coser los jueves por la tarde, que es el día que salgo más temprano del trabajo y que, al coincidir con día RUMS, es el día que me siento más inspirada. Lo difícil es encontrar un rato de luz en el que apetezca hacer fotos…

Cuando fui a por la tela para la funda de móvil de mi chico no pude evitar (en serio, NO pude) traerme varias cositas para mí, entre ellas una tela de camiseta con un estampado de flores en colores de camuflaje. Para coserla he usado el mismo patrón que para mi sudadera inspirada y, aunque queda más suelta por ser la tela más fina, lo cierto es que estoy bastante contenta :D

Creo, eso sí, que quedaría mejor si pusiese unas pinzas de entalle en la espalda, pero no sé si lo haré, la verdad (en realidad este “no sé si” quiere decir que no lo voy a hacer, pero a ratitos me gusta intentar engañarme).

¡¡Feliz resto de semana (felices vacaciones para mí)!!

Silva

16 febrero, 2015

Hace un par de semanas, en la entrada del blog dedicada a La marca del meridiano, recibí un comentario de Ana en el que me recomendaba leerme la serie completa de Bevilacqua y Chamorro. Eché un vistazo a la tienda kindle y vi que el lote con los siete primeros libros a un precio bastante razonable, así que los compré. El último dudé un poco a la hora de comprarlo, porque al ser más reciente ya costaba mucho más de lo que me gusta gastar en libros últimamente, pero bueno, un día es un día, así que al cesto de la compra que fue también.

La cuestión es que en cosa de quince días me he leído chopocientas páginas de historias de guardias civiles. Habría alternado, porque al leerlos demasiado seguidos hay ciertos detalles que, al aparecer en cada libro, pueden resultar cansinos, pero no tenía más libros apetecibles-disponibles y así ha salido la cosa.

Y como comentario me reitero en lo que dije, me declaro fan (aunque ahora necesite un tiempo sin crímenes y sin guardias civiles), me ha encantado ver la evolución de los personajes y sigo recomendando estos libros. Si tengo que decantarme por alguno, diría que mi favorito es, hoy por hoy, La estrategia del agua, que, inspirado en un suceso real, presenta una historia bastante más intensa, a mi parecer, que el resto de novelas.

Por otra parte, he estado pensando un poco y leer a este ritmo me saldría carísimo, así que el sábado me personé en la biblioteca y ya tengo entretenimiento para muchos, muchos días.

wpid-wp-1424074664538.jpeg¡Feliz semana!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 399 seguidores