Skip to content

Sueños de gato

18 marzo, 2015

Älska processen (ama el proceso), así dice el cartel que una profesora de mi colegio ha colgado en la puerta de su clase. Cada día lo veo y cada día me gusta más. Está en la puerta de un aula donde se imparte técnica y física, áreas donde se encuentran mis mayores lagunas de conocimiento, pero poco importa, en la física, en la costura, en todo, es importante disfrutar del proceso en lugar de impacientarse esperando el resultado.

El proceso de coser está chaqueta (o abrigo de entretiempo, llámalo equis) ha sido largo y a ratos difícil, pero también muy placentero. En últimos días me sentía un poco hastiada, pero no de la costura en sí, sino de convivir con el caos que soy capaz de generar a mi alrededor cuando estoy embelesada con algo.

La tela, paño de lana, la compré hace ya dos años con la idea de participar en el SAL de Rosy, para coser el abrigo rosa de la protagonista de la serie New Girl. Pero la idea inicial no cuajó, por un lado me daba miedo meter la tijera, por el otro… el abrigo es precioso pero no es mi estilo (o al menos no es mi estilo demasiado a menudo).

Y un día pensé que quería una trenca, pero me echaba para atrás la responsabilidad de hacer mi propio patrón, así que me fui a internet a buscar un patrón de trenca. Y lo encontré, lo compré y prometo que intenté calcarlo… Pero no fui capaz, me quito el sombrero ante quienes son capaces de sacar algo en claro de esa marabunta de rayas… yo acabé bizqueando y con los ojos llorosos :(

Así que al final me tela es tela y que más se perdió en Cuba: me dibujé el patrón, me lo modifiqué corté la tela y me cosí un abrigo… Lo más aburrido ha sido ajustar y reajustar las mangas para que quedasen bien…

El forro tampoco es el satén de flores que compré para el SAL de Rosy (la verdad es que no sé qué hacer con esa tela, me tiene confusa), sino un algodón del cajón de las ofertas que tiene el precioso nombre de Kitty Dreams. El forro es tan precioso que decidí no ponerle vistas, quería que se viese lo más posible :D

Los bolsillos iban a ser de parche pero me abultaban mucho en las caderas, así que los torcí un poquito, abrí las pinzas de delante y los costados, y los metí dentro. La capucha, así como la cremallera, tiene doble costura, para estabilidad y por estética :)

Al final, por cierto, no es trenca, compré los botones y todo, pero me gusta mucho más sin ellos.

¡Y a RUMS! Feliz jueves :)

La dieta del flamenco (II)

18 marzo, 2015

Otra tarde, otra batalla.

Hoy me he entretenido cosiendo a mano un muñeco de muestra para ir refinando el patrón.

Ahora mismo se ve un poco tristón y desde luego sigue necesitando mucho trabajo, pero creo que promete mucho:

wpid-img_20150318_193723075.jpg

Dance Dance Dance

18 marzo, 2015

Me gusta mucho leer. Creo que es la única afición que tengo de la que no me canso. Si tejo mucho rato, se me cansan las manos, si coso mucho rato me suben los niveles de agobio, si veo películas o series demasiado tiempo echo de menos el silencio, y así con todo… menos con leer, que podría (y puedo, está demostrado) hacerlo durante 10 horas seguidas y  al soltar el libro encontrarme en ese estado de ensimismamiento, con un pie en el mundo real y el otro no se sabe dónde, que es como estar soñando despierta.

Intento, de verdad que lo intento, ampliar mis horizontes en cuanto a lecturas (siempre dentro de la ficción, los libros de “hechos” no me transportan a ningún sitio), pero al final tengo una tendencia inevitable, y aquí os habla la filóloga que soy, hacia la literatura postmoderna. Así que al final, me traiga lo que me traiga de la biblioteca, arriesgue lo que arriesgue, siempre vuelvo a mi zona de comfort. Mi top tres de autores, José Saramago, Paul Auster y Haruki Murakami, son tres representantes de este estilo.

cover

De Murakami es la última novela que he leído, Dance, Dance, Dance, continuación de La caza del carnero salvaje, que ya leí hace un añito. Me ha parecido una novela con los pies un poco más en la tierra (siempre teniendo en cuenta que es Murakami y que con él nunca se sabe si eso que tienes bajo los pies es realmente tierra) y con una trama más sencilla de seguir, una vez asumido que su realidad no corresponde con tu realidad, claro.

Feliz miércoles :)

La dieta del flamenco (I)

17 marzo, 2015

A veces no se trata de perder peso. Yo estoy bien contenta con el mío (bueno, estoy contenta con mi tamaño, que es lo que importa), con lo que no estoy tan contenta es con mis hábitos.

Ahora mismo, por ejemplo, lo que más me apetece es comerme media bolsa de chetos, o tres cuartos de bolsa. Si se me antojase comerme un par de zanahorias no sería problemático, pero chetos… Pura y deliciosa basura :)

Así que me he puesto a hacer un flamenco. Como las primeras semanas de dieta (o concienciación alimentaria, como quiera que se llame esto) son las más duras, me va a venir bien tener algo en que enfrascarme.

De momento, como el dibujo no es uno de mis puntos fuertes llevo toda la tarde para dibujar un boceto que me sirva de base para el patrón:

image

¡Y sin comerme ni un solo cheto!

27097,6

15 marzo, 2015

Un año largo desde que empecé a rebajar stash y… he conseguido reducir la insolentemente baja cantidad de 4000 metros. ¡En un año!

No es mucho, pero si consideramos que realmente nunca he dejado de comprar… al menos me queda la satisfacción de haber tejido más de lo que he comprado (el que no se consuela es porque no quiere, ¿no?).

2015-03-15-105508_1366x768_scrot

Pero bueno, yo sigo en mis trece. ¿Conseguiré de ahora a septiembre bajar a 25000 metros? ¿Conseguiré bajar a 20000 para marzo de 2016?

Yo no apostaría mucho en mi favor, pero iremos viendo :D

Y si hay alguien más que esté intentando reducir… ¿qué tal va la cosa?

Falda de bacteria

12 marzo, 2015

Dice wikipedia:

Cachemira o cachemir (en algunos países de Iberoamérica se le conoce como ‘Tela o estampado de bacteria’ o ‘Tela o estampado de amiba’) es un diseño o dibujo estampado con forma de gota de agua curvada1 o de riñón popular en diversos tejidos utilizados para confeccionar corbatas y pañuelos.

Jamás había oído (o leido) este nombre para lo que yo siempre había conocido como cachemir, y me he enamorado del término. Me encanta aprender palabras nuevas <3 <3 <3

Si alguien me hubiera puesto delante de un rollo de esta tela, jamás la habría elegido. Por un lado la tela es fundamentalmente blanca (el enemigo número uno de las torpes!), y por otro lado ni el estampado de bacteria ni las flores que tiene son santo de mi devoción…

Pero nadie me puso por delante un rollo, sino que encontré un trozo en las cestas de retales de donde suelo comprar la mayoría de mis telas. Son trozos que venden al peso y que normalmente salen mucho mejor de precio que las telas al corte (¡hay que ahorrar!). Compré el trozo porque era barato, con idea de usarla para forrar los bolsillos de una falda… detalles así.

Pero me lancé y me hice una falda (total, por un euro quién no se arriesga!), y aunque no es mi falda favorita, me gusta y me la pondré :)

La composición exacta de la tela la desconozco, pero es algodón mezclado con algo elástico, así que la falda es muy cómoda. El problema es que se agarra a mis medias cuando ando y la muy cochina ¡¡TREPA hacia arriba!! Así que o la forro o va a ser una falda muy indecente…

¡Feliz jueves y feliz RUMS!

PD: creo que me decanto por la falda indecente, paso de forrar :D

Tres colores

10 marzo, 2015

Me quedaban un par de cosillas por enseñar en el blog de lo que tejí en mi “fase generosa” de las pasadas navidades. Una amiga iba a tener a su primer bebé en enero y en vez de comprarle un regalo, tras preguntarles a los padres qué les parecía la idea, les tejí una mantita la mar de molona.

Tanto el patrón como la lana y la combinación de colores son elección de la madre, la ejecución es mía.

El patrón es muy resultón y entretenido de tejer, seguro que lo repetiré alguna vez :)

Con lo que sobró de lana, que no fue mucho, tejí este gorrito (patrón) sin tener muy claro si el tamaño es el adecuado para una cabeza humana… ¡lo veo taaaan chiquito! De todos modos, en caso de que sea demasiado pequeño, siempre habrá algún muñeco en el futuro que lo pueda usar, ¿no?

Las fotos, desde el balcón y con la nieve de fondo, son bastante viejas. La nieve ya se ha fundido y todo empieza a verdear… ¡la primavera está llegando!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 410 seguidores