Skip to content

¡¡Tiempo libre, ven a mí!!

27 mayo, 2015

Aquí en Suecia el colegio acaba antes que en España, en concreto, dentro de dos semanas escasas. Las últimas semanas han sido puro estrés de exámenes, recuperaciones e historias varias, culminadas en la reunión de hoy para poner las notas. Y, aunque todavía queda un poco de trabajo por delante, algunas recuperaciones que hacer y cabos sueltos que atar antes de que las actas se cierren definitivamente la semana que viene, “lo gordo” está ya quitado de en medio, ahora sólo quedan una serie de actividades en las que participaré pero que, por suerte, no tendré que organizar.

Y a medida que voy completando la lista de cosas que tengo pendientes en el trabajo, va aumentando la de cosas que quiero hacer en mi tiempo libre (y en consecuencia va aumentando la necesidad de tiempo libre).

Llevo un montón de días liada con el test de un top de punto para Devanalana. Lo que en principio era un proyecto rápido, yo solita lo he convertido en uno lento al usar un hilo más fino y agujas más pequeñas. Ahora que me queda francamente poco (de hecho espero acabarlo mañana, aprovechando que voy medio de excursión con el colegio) sólo puedo pensar en las muchas otras cosas que quiero empezar… el ataque de la temida startitis.

Después de un parón lector (aunque hay un par de libros que, por pura pereza, no he comentado por aquí) el otro día fui a la biblioteca de nuevo y me traje una pequeña montaña de libros. Ayer mismo empecé con The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society, una novela epistolar ambientada en Londres tras la Segunda Guerra Mundial. De momento llevo poquito, pero me está gustando mucho, mucho.

Y la costura… la costura va a ser mi perdición. Estoy segura de que moriré enterrada en telas un día cualquiera que me dé por abrir un altillo. No hago más que comprar y comprar (es que es tan dificil resistirse! me entendéis, verdad?), y tengo acumulada tela para, entre otras muchas cosas,  un par de vestidos que me gustaría estrenar* pronto y una seda (seda!) para hacerme un vestido para una boda que se celebra en un mes… La seda me mira, provocando, aunque yo de momento me limito a observarla desde la distancia, a pensar en ella y a coserla en mi cabeza… ¿me veré de compras urgentes a dos días de la boda?

*¡Ojo! Que digo estrenar, cuando la tela no está cortada ni el patrón dibujado, si eso no es vivir soñando…

¡Saludos!

Yeyé

13 mayo, 2015

Así me siento con mi vestido nuevo, aunque no tenga ni la mitad de marcha que Concha Velasco :)

Con este vestido estoy de celebración porque he conseguido, después de más de un intento frustrado, coser a partir de un patrón calcado de una revista, en este caso la Ottobre 5/2013, que llevaba rulando por casa ya casi dos años. El patrón que he cosido es un vestido simple con manga ranglán, el modelo Friday Evening.

Y aparte de orgullosa de mi logro (:P), estoy bien satisfecha con el resultado. Me queda donde  tiene que quedar y como tiene que quedar, así que el próximo (que será el modelo camiseta) irá cortado sin miramientos y cosido del tirón.

La tela del cuerpo es un retal de tela de camiseta que, os lo prometo, dijo mi nombre en voz alta en cuanto entré a la tienda y no dejó de pedirme a gritos que lo comprase hasta que me vio sacar la tarjeta. Los 60 cm de tela para las mangas no eran un retal y me costaron bastante más que toda la tela del cuerpo :-/

En fin, aunque no me guste comprar caro no puedo negar que ¡me encanta mi vestido nuevo!

A pasear a RUMS :)

¡Feliz jueves!

¡Buenos días!

6 mayo, 2015

Últimamente estoy muy costurera y lo estoy disfrutando muchísimo (qué os voy a contar!). A la satisfacción de vestirme con ropa que yo misma he hecho ahora, por fin, le puedo sumar la satisfacción de dormir con un camisón cosido por servidora :D

Es un camisón básico, a partir de un patrón propio, cosido con la tela de camiseta más bonita (globos, nubes y soles!!) que había en la zona de las ofertas y rematado con bies de punto en sisas y escote. Como único detalle lleva una pinza en el pecho.

Lo de poner el bies ha sido una pequeña tortura, porque no estoy muy suelta todavía cosiendo en telas de punto y me costado lo mío cuadrarlo para que no quedase ni demasiado tenso ni demasiado flojo. En las sisas le falta un poquito de tensión, pero tampoco me quita el sueño (¡festival del humor!).

Intenté hacer las fotos al volver del trabajo, aprovechando que había buena luz. Me puse mi pijama, despejé el balcón, cogí la cámara, la volví a soltar porque la batería estaba seca y, en lugar de poner la batería a cargar un rato, intenté hacerme las fotos con el móvil. La siguiente es la única que se escapa y la pongo porque en ella se ve bien el color.

IMG_20150506_170757632Para el resto de fotos sólo ha habido que aprovechar que ya iba a ponerme el pijama para ponerme a dormir. ¡¡La cara de sueño intenso no es de atrezzo!!

Y sin pensármelo dos veces, me cepillo los dientes y me voy a dormir, ¡no sin antes enlazarme a RUMS!

¡Feliz jueves!

Rosa, rosae

29 abril, 2015

He terminado un jersey y caramba qué bien me ha sentado :)

Llevaba con este jersey en las agujas desde el 1 de marzo y ya estaba empezando a estar demasiado visto en el cesto de los proyectos empezados. Además, entre que he acabado éste y que he admitido (por fin!) que el otro era un fracaso, ahora el cesto está vacío, a la espera de proyectos nuevos!

En total he usado algo más de 800 metros de una lana (mezcla de lana y acrílico, no soy demasiado remilgada) de la que me enamoré por el color. El patrón es Chalkstone de Isabell Kraemer y, como me pasa últimamente, me siento un poco engañada: igual me paso de exigente, pero sinceramente, siendo un patrón de pago, me esperaba algo más. No es que tenga fallos (yo no los he encontrado), pero comete errores tan tontos e innecesarios como asumir que todas las mujeres somos igual de altas y tenemos los brazos igual de largos.

Las instrucciones son, eso sí, bastante claras y el resultado es un jersey muy bonito, perfecto para esta primavera en la que el cielo lo mismo está negro, negrísimo, que coronado de un enorme sol amarillo (o las dos cosas a la vez).

Como es jueves (o lo será cuando publique la entrada), aprovecho y comparto en RUMS, que ya iba tocando!

¡Feliz jueves!

Lo especial

28 abril, 2015

Hay días que son especiales por sí mismos, como los cumpleaños o los días festivos, y también hay días que se pueden convertir en especiales con poco esfuerzo.
Como hoy, que como cada martes ha sido un día regular y estresado en el colegio… ¿Y si en lugar de ir directamente a casa me quedo en el tren y voy al centro?

image

Sólo con eso cambia el día de color, pero un regalo para el estómago tampoco viene mal..

image

(Kex choklad, la versión sueca -y, en mi opinión, mejor- de los deliciosos Huesitos).
Y para rematar, me dirijo a la tienda de telas donde seguro que hay telas de primavera esperándome ^^
Actualización! Sí que había cosas bonitas!!
image

¡Feliz y especial martes!

Historia de un fracaso lanero

26 abril, 2015

En mi primer pedido a Ice Yarns vinieron 8 ovillos de Folk Tweed y, aunque el color era más pálido en realidad que en la fotografía, los guardé con ilusión pensando en tejerme con ellos un Turmeric.

Pero el tiempo pasó, el Turmeric bajó puestos en mi lista de prioridades… y empecé algo que no cuajó, algo que fue un fracaso tan absoluto que lo único que recuerdo es que iba tejido con la hebra puesta doble y que era una pesadilla tejerlo. Después de eso vino este vestido, el Caviar, pero la parte de las trencitas estaba quedando fea y fofa, así que volví a tirar del hilo…

“Apenas se ha ensuciado, todavía se podría comer”, pensé, y monté el Sprig. No podía estar más contenta: ese patrón tan bonito me iba a ayudar a reconciliarme con esa lana a la que tanta manía le había tomado, el jersey iba a quedar precioso y mi stash iba a perder unos cuantos metros.

Me costó lo mío tejer todo el cuerpo, porque la lana no tiene elasticidad y además se agarra mucho al tejerla, pero lo conseguí. Recogí los puntos del cuello y después de hacerlo descubrí que apenas me cabía la cabeza y las sisas se clavaban mucho en las axilas.

“Apenas se ha mojado, todavía se podría comer”, pensé, así que tiré del hilo y recogí los puntos para un cuello dos tallas mayor. Me puse con la primera manga, la terminé, hice el puño y me lo probé…

“Apenas ha volado, todavía se podría comer”, quisé pensar, pero una voz dentro de mí me dijo bien clarito que era hora de decirle adiós.

Las mangas me aprietan, el pecho queda justo, la parte de la cintura y la cadera demasiado ancha, me hace bolsas en las sisas, el cuello sigue siendo demasiado cerrado, el puño del final de la manga tendría que deshacerlo y prácticamente inventármelo para que me cerrase sin cortarme la circulación… Un “esto no hay por dónde cogerlo” en toda regla.

Así que… le digo adiós, (hasta nunca o hasta dentro de mucho), odiando la lana más de lo que la odiaba, y con una cierta irritación hacia el patrón.

Feliz tarde dominguera!

Desentumecerse (reflexión bloguera)

13 abril, 2015

Después de meses de frío, oscuridad y, a ratos, una cierta mustiedad que no sé si viene de dentro o de fuera pero que ahí aparece de vez en cuando, con más frecuencia en los meses oscuros, parece que ya llegó la primavera. Y es que por poco que me guste el calor, por mal que lo pase cuando se superan los 35 grados, se ve que lo andaluza no me lo quita nadie porque al final el cuerpo me pide sol y luz.

IMG_9881Y sol y luz estoy teniendo, por fin. Estos meses que preceden a la noche de San Juan son especiales: los días crecen rápidamente, las temperaturas van subiendo poco a poco y se puede, por fin, tejer en el balcón aunque para ello hagan falta varios chales, mitones y bebidas calientes, salir a pasear, comer en una terraza y hasta usar gafas de sol.

Así que me estoy sacando las telarañas y me estoy desentumeciendo, estirando el cuello para que me dé el sol en la cara y disfrutando de las nubes de algodón de azúcar que se ven al atardecer. Y pienso mucho en cosas bonitas y hasta me sorprendo comprándome un esmalte de uñas a juego con un jersey…

También pienso en el blog, en cómo ha cambiado desde que lo creé hasta ahora y en cómo, un poco, me gustaría volver a recuperar lo que era antes. Últimamente me parece que se me ha ido convirtiendo en una especie de archivo de proyectos terminados (sean tejidos, cosidos, leídos o, en raras ocasiones, cocinados), perdiendo así mucha espontaneidad.

A veces se me pasa por la cabeza un pensamiento, o hago una fotografía, o veo un vídeo, o lo que sea, y me apetece traerlo aquí, no sólo para compartirlo, también para almacenarlo, pero lo pienso dos veces y al final casi nunca lo hago porque… bueno, no sé exactamente por qué.

Tengo claro que, por encima de todo, mi blog es una caja de recuerdos y de vez en cuando me gusta echar un vistazo a entradas de hace tiempo (que, a lo tonto, este blog tiene ya casi siete añazos!). Sin embargo, también me gusta que me lean, faltaría más, y recibir comentarios, si no me gustase no tendría un blog, tendría algo privado.

IMG_9901

Hay muchos blogs por ahí y no todos tienen, ni de lejos, la misma categoría. Hay blogs cuyas entradas tienen poco texto y fotografías descuidadas, tomadas con el móvil, sin luz… y hay blogs cuyas entradas están mimadas al detalle, texto conciso y cuidadosamente redactado, fotografías con más retoques que Cher… A mí me gustan los blogs que están más o menos en el centro de la escala: fotos aceptables y la cantidad de texto que su autor considere necesaria en cada entrada, a veces dos palabras, a veces veinte párrafos, y es en ese punto donde me gustaría situar al mío (porque ya que no puedo gustar a todos, intento gustarme a mí).

A todo esto, he actualizado la lista de enlaces que aparecen abajo a la derecha: he añadido muchos blogs nuevos y he eliminado todos los blogs que no habían sido actualizado en los últimos seis meses. También he cambiado el orden en que aparecen y ahora cambia, o debería cambiar, de forma aleatoria.

¡Nos leemos!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 428 seguidores