El rarito

Hace poco escribía acerca de lo cómodo que es tejer chales, por las posibilidades que ofrecen, porque es difícil que salgan fatal y porque nunca se tienen suficientes, ¿no?

Uno de los que tejí el verano pasado, el Good Vibes, lo tenía todo para triunfar… pero en algún momento, todavía no sé en cuál, la cagué, y a la hora de bloquear no había ser humano que le diese forma de chal a aquella cosa… Todos tenemos derecho a ser como somos y mi chal no iba a ser menos, jaja, así que lo bloqueé acentuando la forma aquella rara que había cogido y éste es el resultado:

dscf4737¡Es un chal trapezoidal! Visto así queda un poco extraño, pero puesto es suave y calentito, y la combinación de rojo (baby alpaca silk) y crudo (alpaca) es muy favorecedora.

Prometo que es favorecedor, ¡palabrita! lo que pasa es que ni el modo selfie ni la contractura que tenía cuando me hice las fotos son los mejores ingredientes para salir bien🙂

Aprovechando que es jueves… ¿vamos a RUMS?

En lo que quedó el día

Si hay algo mejor que cumplir años en general, es tener la maravillosa suerte de cumplirlos en tu estación favorita. Y si además a esa suerte le sumamos el privilegio de tener libre precisamente el día de tu cumpleaños, el día es casi perfecto.

Por desgracia tengo que decir casi perfecto y no perfecto del todo, porque mi cuerpo ha decidido entrar en el nuevo año por la puerta grande, recordándome con un antipático dolor de espalda que ya no tengo 20 años y que tengo que cuidarme un poquito más.

A pesar del dolor me dirigí mochila en ristre a pasear a Djurgården, mi sitio favorito para disfrutar del otoño, con la idea de respirar aire fresco y de hacer un puñado de fotos ya de paso…

Y al llegar a casa… sofá, manta eléctrica, bolsa de golosinas, y proyecto nuevo de punto porque, aunque tengo varias cosas empezadas, la mayoría están en fase aburrida y me apetecía una barbaridad empezar algo nuevo. Hace unas semanas, en una excusión a Gotemburgo, se vinieron conmigo a casa un par de ovillos de Admiral Stärke 6 de Schoppel, comprados con el patrón Juneberry Triangle en mente:

Y así está la cosa:

dscf4759

Tenía muchas ganas de tejer este patrón y muchas ganas también de tener un chal en tonos neutros… ¡combinación ganadora!

¡Feliz día!

¿Quién lleva la cuenta?

Ahora que estamos iniciando de nuevo el proceso de mudanza, y además sacando de sus cajas, cajones y escondrijos los chales, cuellos y bufandas, me he dado cuenta -así como quien inventa la rueda en pleno siglo XXI- de que tengo muchos, no se si demasiados, pero muchos, sin duda.

Pero, ¿quién lleva la cuenta? ¿a quién le importa? Tejer chales es una de las cosas más divertidas que hay: las posibilidades son inmensas, no hay casi riesgo de equivocarse de talla, abrigan, son bonitos… ¿qué más se puede pedir, aparte de un armario inmenso e inviernos fríos?

Un chal que ha pegado fuerte en los últimos tiempos (en la comunidad tejeril, me refiero) ha sido el Waiting for rain, de Softsweater Knits. Se trata de un chal tejido en punto bobo con trozos de encaje insertados de forma que parecen desgarros de encaje en el tejido. Muy original y divertido de tejer, no me extraña nada que a día de hoy haya casi 2000 proyectos publicados.

Yo me tejí el mío con una madeja de Manos del Uruguay Marina color denim, regalo espontáneo del señor de la casa.

Y así ha quedado:

 

Otra cosa de la que también llevo muchos (aunque de estos no pierdo la cuenta) es años. Hoy cae otro más y para celebrarlo me voy a dar un paseo otoñal de los que hacen historia… ¡Feliz lunes!

La segunda parte

La entrada del vestido de la señorita Pepis necesitaba una segunda parte porque el propio vestido de la señorita Pepis necesitaba una segunda parte.

Los veranos aquí arriba no son como los veranos cordobeses de calor, calor y más calor. Aquí existe la posibilidad de que refresque, así que hay que estar preparados. Mi primera opción fue combinar el vestido con una cazadora vaquera, pero no estaba segura del rollo country para esa ocasión, ¡y además no tengo botas de cowboy!

wp-1472677356348.jpg

Así que entre costuras y planchas estuve hojeando la misma ottobre (2/2015) de donde saqué el patrón del vestido y vi una chaqueta corta (modelo 5, Ornament), tipo torera, bastante simple… y sin dudarlo me planté en la tienda de telas a ver que encontraba.

Tuve una suerte impresionante: no sólo encontré una tela de punto del color que quería, sino que además era un retal muy rebajado y prácticamente del tamaño que necesitaba: ¡perfecto!

La chaqueta de la revista lleva todos los interiores rematados en bies, pero calculando los metros que necesitaría decidí pasar porque, total, tampoco es que vaya yo con toreritas muy a menudo.

Saqué patrón, modifiqué (12 cm más larga), corté, me probé, estreché, cosí, planché. Ha sido una de mis costuras más rápido y lo mejor es que ha resultado ser ponible!

Las fotos están sacadas en un pueblito pequeño, al que se llega cogiendo dos trenes y un autobús. Nos pegamos semejante paliza de viaje para llegar allí porque había una feria dedicada a la lana!!

Me vine a casa bien cargadita, jejeje

Lanas, pequeño sistema-telar para hacer cinta, aguja de naalbindning, más lanas, un broche para chales, bolsa de tela, otro broche para chales…❤❤❤

Y de propina, una flor:

dscf3915

¡Enlazando con Rums y con Fans de ottobre!

 

La Señorita Pepis

No soy yo persona de arreglarme mucho, la verdad. Ayer mismo le comentaba a una amiga que igual debería dejar de vestirme para ir a trabajar como si fuese a campo a varear aceitunas… Ayer mismo también tuve que retirarme silenciosamente de una conversación acerca de a qué edad empiezan a maquillarse las chicas ahora y a qué edad lo hacíamos antes, porque a mis 36 primaveras todavía tengo pendiente empezar a hacerlo (de forma regular, me refiero).

Pero en ocasiones, unas con motivo y otras sin él, pero la Señorita Pepis que llevo dentro sale a la luz y acabo poniéndome un vestido, zapatos y hasta maquillaje… ¡yeah!

Este verano “surgió” un evento especial y la Señorita Pepis hizo sonar una campanita que tiene. Acudí y me dijo que para ese evento nos íbamos a hacer un vestido, que me preparase.

Elegir el patrón fue bastante fácil, el modelo nº 15 Fable Print de la Ottobre 2/2015. Es un modelo cómodo y muy femenino, así que nos gusta tanto a la señorita Pepis como a mí.

Elegir la tela fue más entretenido. De primeras pensaba usar una que ya tenía en casa, pero cuando salí a por el forro vi plumas… y me enamoré. Después de haberlo cosido no puedo estar más satisfecha, creo que la tela le va al diseño como anillo al dedo, me ha quedado un vestido con un estilo un poquito boho que me encanta.

Las fotos no son del día del evento (ese día llevé zapatos de tacón, la señorita Pepis hubiese llorado de la emoción si no fuese porque se podía correr el rímmel).

El patrón queda muy bien, pero es para gente que tiene el talle más bien corto. Yo corté el corpiño en una muselina para probar y menos mal que lo hice, porque tuve que bajarle la cintura ¡casi 10 cm!

Ha sido la primera vez que he colocado una cremallera invisible y, aunque el resultado es mejorable, me doy por satisfecha para ser la primera vez!

wp-1472677221286.jpg

Y por último, como por estas latitudes no se sabe cuando te ve a caer el chaparrón de tu vida, me cosí una chaquetilla para llevar encima del vestido. Pero esa, amigos, es otra prenda y tendrá su propia entrada en otra ocasión.

wp-1472677356348.jpg

¿Alguien con ganas de rums? ¿y fans de ottobre?

¡Feliz jueves!

Nueva temporada

Por aquí el otoño empieza un poco antes y, aunque todavía hay días de salir a pasear en manga corta, la verdad es que ya escasean y los pensamientos se centran en mangas largas, lanas finas y cálidas, bebidas calientes y, en general, todas esas cosas que son impensables ahora mismo en el sur de España.

A mí los ravellenics me han dejado con ganas de más: no sólo de tejer más cosas, sino también de socializar más. Me han transportado a un tiempo en que, aunque en la distancia, tejía siempre muy acompañada…

Y no me faltan proyectos planeados… para empezar me he apuntado al KAL de otoño de JojiKnits, justo ayer monté los puntos de Recoleta, una rebeca espectacular, aunque aún no he creado el proyecto en Ravelry.. Estoy enamorada de sus diseños y sus patrones están siempre muy bien escritos, así que se tejen con confianza. Mis dos jerséis favoritos, Dragonflies y Japan Sleeves, son diseños suyos y no puedo estar más satisfecha.

La dificultad de Recoleta ha hecho que tenga que montar un proyecto paralelo, en esta ocasión repitiendo patrón. Quería un patrón sencillo para aprovechar unos ovillos de algodón y seda que tenía arrumbiados, y lo encontré en los diseños de Lilalu, otra que no defrauda. Se trata del jersey On the beach y, una vez unido en círculo, es simplemente tejer a punto jersey, perfecto para cuando mi cerebro esté frito después de horas hablando con adolescentes!

Y coser… increíbles las ganas que tengo de coser y este curso por fin voy a tener el tiempo para hacerlo. He reducido mi contrato a un 80%, con lo cual los lunes no trabajo… ¡horas y horas para bucear entre telas!

Espero además estar en general menos cansada y actualizar esto un poco más a menudo, con todo lo que tengo ya cosido/tejido y con otras historias que a mí me gusta escribir aunque no las lea nadie (como este post, por ejemplo!).

Saludos desde un lunes lluvioso y otoñal (mi tipo de día favorito).

wp-1472463069571.jpg

 

No siempre se gana

Si en los JJOO de verdad no hay medallas para todos, tampoco puede haberlas en los Ravellenics, ¿no? La diferencia es que en los de deportes se compite contra otras personas, y en los de tejer se compite contra uno mismo.

Mi lucha por terminar el wisteria dentro de las dos semanas que duran los juegos estaba perdida desde el primer día, lo que pasa es que yo entonces no lo sabía y estaba firmemente convencida de que podía tejer 7 vueltas al día… Y puede parecer poca cosa, 7 vueltas, pero el día en que me di cuenta de que esas 7 vueltas me llevaban de 2 a 3 horas llegué a la conclusión que ni de coña me iba a esclavizar durante dos semanas con un proyecto que no disfruto demasiado.

No es que no quiera terminarlo, es que no quiero terminarlo en las condiciones que me planteé al principio de los juegos y, como la idea es regalarlo en navidad, puedo ir avanzando poco a poco y ahí seguro que me dará tiempo y que lo disfrutaré.

Dejo una foto de cómo quedó el último día que lo toqué. En la foto se aprecia perfectamente lo que puede pasar con un proyecto en el que se trabaja de forma tan intermitente… todo parecido entre mis laterales y una línea recta es puritita coincidencia:

20160814_120101.jpg

¡Y por supuesto que sin medallas no me quedo! Tengo acabado y bloqueado un chal, que mostraré en cuanto acabe y bloquee el siguiente (estoy haciendo dos del mismo modelo).

¡Feliz domingo!