No siempre se gana

Si en los JJOO de verdad no hay medallas para todos, tampoco puede haberlas en los Ravellenics, ¿no? La diferencia es que en los de deportes se compite contra otras personas, y en los de tejer se compite contra uno mismo.

Mi lucha por terminar el wisteria dentro de las dos semanas que duran los juegos estaba perdida desde el primer día, lo que pasa es que yo entonces no lo sabía y estaba firmemente convencida de que podía tejer 7 vueltas al día… Y puede parecer poca cosa, 7 vueltas, pero el día en que me di cuenta de que esas 7 vueltas me llevaban de 2 a 3 horas llegué a la conclusión que ni de coña me iba a esclavizar durante dos semanas con un proyecto que no disfruto demasiado.

No es que no quiera terminarlo, es que no quiero terminarlo en las condiciones que me planteé al principio de los juegos y, como la idea es regalarlo en navidad, puedo ir avanzando poco a poco y ahí seguro que me dará tiempo y que lo disfrutaré.

Dejo una foto de cómo quedó el último día que lo toqué. En la foto se aprecia perfectamente lo que puede pasar con un proyecto en el que se trabaja de forma tan intermitente… todo parecido entre mis laterales y una línea recta es puritita coincidencia:

20160814_120101.jpg

¡Y por supuesto que sin medallas no me quedo! Tengo acabado y bloqueado un chal, que mostraré en cuanto acabe y bloquee el siguiente (estoy haciendo dos del mismo modelo).

¡Feliz domingo!

La que no quería fotos

Hice esta blusa a principios del verano, allá por finales de mayo o primeros de junio, y aunque en numerosas ocasiones he hecho el intento de sacarla para fotografiar, siempre pasaba algo (desde lluvia hasta caca de pájaro en mi hombro, puag). Ya se me estaba casi quitando las ganas de enseñarla, porque ya no es nueva, jeje.

La historia de esta blusa empieza con un flechazo con la tela en la tienda y la búsqueda del patrón perfecto. Y el elegido fue ese de abajo a la derecha:

Empecé a calcar el patrón y a darme cuenta de que había cosas que no me gustaban… la pieza del escote, las mangas anchísimas…. ¡nada, a tomar viento el patrón! Y entonces apareció Mara, con su Mamina de Kibadoo… y ahí llegó el segundo flechazo🙂

Mi alemán es nulo y no fue fácil del todo entender las fotografías, pero algo salió, así que igual debería subir mi nivel de alemán de nulo a bajo bajísimo!

wp-1470901194525.jpg

La blusa es comodísima de llevar, pero por desgracia no me va a servir para ir a trabajar porque cuando me inclino se me ven hasta los pies desde el escote 😱

El canesú fue un auténtico coñazo de hacer: tela de viscosa y pequeños pliegues es una combinación que no funciona muy bien, y además los pliegues ni se notan si no se acerca uno mucho más de lo recomendable.

wp-1470901356548.jpg

 

Para terminar los puños y el escote utilicé bies de punto, aprovechando en las mangas para dejarlas fruncidas (también hice las mangas bastante más largas de lo que el patrón dice, que para algo soy bracilarga).

wp-1470901330866.jpg

Y esto es lo que pasa cuando intentas pasar diez fotos a la vez de la cámara al ordenador pasando por el móvil:

wp-1470901194467.jpg

¡A Rums que nos vamos!

Preparados, listos… ¡ya!

Hay quienes esperan con ansia los Juegos Olímpicos por puro interés deportivo, hay quien los espera porque igual ha apostado dinero, hay, sobre todo en esta ocasión, quien los espera morbosamente por si sucede algo malo…

Yo, y mucha más gente en el mundo, los espero porque de la mano de los JJ.OO. vienen los Ravellenics… ¡Los juegos olímpicos de tejer!

No es la primera vez que hablo de los ravellenics por aquí, pero por resumir consiste en tejer uno o varios proyectos durante la semana que duran los juegos. Los tejedores nos agrupamos en equipos y desde ahí nos vamos dando ánimo. Lo importante es que para ganar no falta ser el más fuerte, el más rápido o el que llega más alto, basta con terminar el proyecto a tiempo.

Mi idea para estos juegos es participar con un wip que tengo atascado desde hace un año… ¡el wisteria! Es una estola de ganchillo tejida con lana muy fina (tipo lace) y que combina diferentes tipos de puntos. Como lo tengo enquistado he estado haciendo mis cuentas y debería hacer unas 7 vueltas al día para acabarlo a tiempo:

 

Como las matemáticas nunca se me han dado especialmente bien y aunque sean operaciones simples puede que la haya cagado, he decidido que esta noche, a la 1, coincidiendo con el Mass Cast-On, voy a montar algo pequeño, un gorro o similar, para asegurarme de que termino algo y me llevo al menos una medallita.

¿Alguien más que participe en los ravellenics? Recordad que el equipo No8das está abierto a quien quiera unirse, sólo hay que pasarse por ravelry y asomar la patita!

olimpiadas ravelry

Como iba diciendo…

Pues eso, como iba diciendo ayer, al menos dos de mis proyectos rojos están ya terminados, el tercero espero acabarlo en breve.

wp-1467964284294.jpg

A principio del verano, como cada año, organizaron en el grupo de Ravelry de Greta and the Fibers su tradicional Multikal de verano. Otros años había resistido al canto de sirenas pero este año he sucumbido del todo. Aprovechando que iba a pasar unos días en Córdoba participé en el pedido conjunto de No8das, pero no pudo ser y al final mi madeja ha viajado un poco más de lo esperado.

DSCF3463

Por desgracia para mí no me convencía ninguno de los patrones de Multikal pero, por suerte, se creó un Kal alternativo en el que se podían tejer cualquiera de los chales propuestos al principio. Y allá que me lancé, junto con un grupo de majaras, a tejer el Rendezvous, de la diseñadora Lily Go.

Lo peculiar de este chal es que se comienza desde abajo, con porrocientos puntos (439 en mi caso) y se va reduciendo poco a poco. Como me gusta saber cómo de avanzada voy en un proyecto me entretuve una tarde en hacer una hoja de cálculo con el recuento de puntos de cada vuelta:

screenshot_20160804-102521.jpg

Prometo que no es mucho trabajo (apenas me llevó 15 minutos) y ayuda un montón a mantener la motivación, sobre todo en las primeras eternas vueltas. Otro factor que ayuda a mantener la motivacion es que el patrón es completamente adictivo y, aunque requiere concentración, yo al menos no podía parar de tejerlo y me dio bastante pena cuando se acabó.

Bueno, basta de charlas, aquí llega mi manzana con caramelo:

¿Es, o no es una delicia? Apenas 80 gramos de Silk me lace, la mezcla de merino y seda de Greta, transformados en un chal bonito, favorecedor y prácticamente etéreo.

Y aunque estemos en agosto y el mundo medio se pare por estar en vacaciones… ¡rums!

Excusas…

Cabría pensar que, estando de vacaciones y sin tener grandes responsabilidades, le estaría dedicando un poquito más de tiempo a este viejo y polvoriento blog mío… Pero evidentemente no ha sido así, ¡mi última entrada data de hace casi un mes!

Y no es que no tenga cosas que contar o mostrar, de hecho tengo un poco de cúmulo… Por ejemplo, dos de los tres proyectos rojos de la última entrada ya están terminados, tengo dos pares de calcetines, una blusa, un vestido, una chaqueta y hasta una manta de bebé pendientes de publicación. Lo que no tengo son fotos de casi nada… es lo que más pereza me da, supongo que nos pasa a muchas… prometo intentar remediarlo😀

¿Y a qué dedicas tus días de vacaciones, Miso? ¿No te aburres?

Básicamente no, no me aburro, de hecho casi que me falta tiempo a pesar de que llevo más de un mes de vacaciones y de que me quedan aún dos semanas libres (lo sé, es un chollazo). Dedico mis horas a cuidarme un poco, física y mentalmente… me he puesto a dieta, estoy intentando conseguir un poco de fondo saliendo a correr (22 minutos es mi récord… triste, ¿verdad?), estoy leyendo, tejiendo y cosiendo todo lo que se me antoja y saliendo a pasear cada día para disfrutar de los paisajes que me rodean.

wp-1470225426656.jpg

Supongo que hay a quien le parece aburrido y/o solitario, pero mi trabajo implica socializar constantemente y, para alguien tímido como yo, estos días de recogimiento personal son un bálsamo. Lo único que me falta es una playa en la que tumbarme y un mar en el que flotar, pero no se puede tener todo🙂

¡Feliz veranito!

La vie en rouge

wp-1467964284294.jpg

En esas (las de la foto) estamos. Tejiendo en rojo, rojo y más rojo.

De tres proyectos que tengo en marcha, dos son íntegramente rojos, dos son con aguja de 3,5 mm y 2 son chales…

Aunque no me gusta tener chopocientos proyectos al retortero, estoy de vacaciones y no voy a dejar que la presencia de wips me estrese… De hecho puede que hasta monte un proyecto nuevo que no sea rojo, no sea un chal, y no use agujas del 3,5😉

Feliz viernes!

Ejem

Las vacaciones de verano este año han sido tempranas y breves, porque así lo exigen las circunstancias. Puede ser que en lo que queda de verano se produzca alguna escapada pero las vacaciones, las de montarse en un avión (yo no las concibo ya de otro modo), ya vinieron y se fueron.

Teníamos un plan que entra perfectamente en la categoría de suicida: ir a Córdoba. Quien no haya estado en Córdoba en verano no entiende hasta qué punto es una locura, pero si hay un sobrinito nuevo en el mundo da igual que haya nacido cerca de Orodruin, se coge un avión y se va (y hasta se le teje una manta, pero esa historia vendrá otro día).

Para que las vacaciones pareciesen más vacaciones (y no sólo visita familiar) decidimos pasar un fin de semana en Londres, en plan tranquilo, porque no era la primera vez, así que no había prisa por verlo todo…

Sólo había una cosa que en mis anteriores viajes a Londres no había visitado: ¡las tiendas de lana!

Brevemente temí por mi presupuesto, pero en realidad no estaba muy motivada para comprar, como atestigua esta conversación:

20160630_101121.png

De los creadores de grandes títulos como “De este agua no beberé”, “Esta polla no me cabe” y “Este cura no es mi padre”, llega a sus pantallas… “En este viaje no compraré lana”, la cuarta entrega de la aclamada saga “Cosas que no has de decir”.

14 ovillos/madejas… nada más y nada menos. 10 ovillos de Rowan Tweed compradas en Liberty London, 2 madejas de I Knit or Dye Shangri La, compradas en I Knit London, 1 de Wollmeise Pure 100% Wolle y una de Socks that Rocks Lightweight, compradas en Loop.

Más este alfiletero (al que ni de coña le pienso pinchar alfileres) de Liberty, que compré como compensación por no haberme traído ninguna de aquellas fantásticas telas.

DSCF3490

Una de las razones por las que no quería comprar es que poco antes había encargado esta fabulosa madeja de Greta and the Fibers Silk Me Lace, con la que estoy tejiendo una pasada de chal en el marco incomparable del #kalternagreta16.

DSCF3463

Y, por último, aunque no jueguen en la misma liga que las anteriores, mis Katia WashiKatia Washi, intercambiadas con MJ y con las que me pienso hacer un bolso veraniego (con suerte antes de que acabe el verano…).

DSCF3482

Me he tragado mis palabras, mis pensamientos y he perdido toda la credibilidad…

¡Ups!