¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Un duende a rayas

Últimamente ando que no paro, entre las clases (que sí, que me lo tomo con otra actitud, pero aún así quita tiempo!) y dejarme llevar un poco en el tema tiempo libre he tenido que sacrificar un poquito mis entradas en el blog. O no se puede tener todo o yo soy una desordenada de mucho cuidado…

La historia es que he hecho cositas estos días, como estas manoplas, que me gustan mucho más de lo que pensé que me fuesen a gustar. Desde que aprendí a hacer las rayas en espiral para este gorrito estaba deseando hacerme unas manoplas así, con rayas de una sola vuelta en dos colores de drops delight (anda que no ha llovido desde que dije que drops delight y yo nunca nos llevaríamos bien).

Son muy largas, casi hasta el codo, para no pasar nada de frío cuando lleguen los poquísimos grados del invierno. Mi idea es llevarlas o por encima o por debajo de la ropa, dependiendo de si llevo camiseta o jersey 🙂

El nombre del proyecto, cogido de este libro, uno de esos tipiquísimos de El barco de vapor que seguro que más de uno y más de dos leyó cuando era pequeño 🙂

En breve, más, que se me ha acumulado el trabajo 😀

Anuncios

2 thoughts on “Un duende a rayas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s