Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Los colores del otoño

Cuando empecé a maquinar este jersey (fruto de la envidia del que se está haciendo mj siguiendo el mismo patrón) no era mi plan hacerlo tan otoñal. De hecho, la idea era hacerlo con mucho más colorido, para así reducir un poco el señor stash de Alpaca de Drops que he acumulado en los últimos meses.

Pero al final de las intenciones quedó el recuerdo y del propio patrón, la mera inspiración. Para empezar, puesto que no soy muy entusiasta del punto bobo, decidí seguir las indicaciones del patrón, pero tejiéndolo íntegramente a punto jersey.  Pero, como todos sabemos, a cada alteración del patrón siempre se opone una reacción en el objeto tejido de igual magnitud a dicha alteración, es lo que conocemos como la Tercera Ley de Newton del Punto y el Croché (si alguien está interesado en crear la entrada de wikipedia para esta Ley, que avise y nos ponemos juntos). En este caso, la reacción fue que las franjas a punto jersey resultan bastante más anchas que a punto bobo, por lo que de haber seguido el patrón al pie de la letra me habría quedado demasiado desnivelado. Para evitarlo cambié el sentido de las vueltas cortas al llegar a la cuarta franja de color y, como en ese momento ya estaba prendada de la combinación tricolor otoñal, decidí no meter colores nuevos.

Otra modificación obvia sobre el patrón es la altura de las mangas, que en el diseño original se sitúa a la mitad del antebrazo. Aunque estéticamente me parece bonito, desde el punto de vista de la usabilidad me parece incómodo: no sólo veo difícil ponerse un abrigo encima (y un abrigo es muy necesario), sino que me veo escribiendo en la pizarra y enseñando la panza en clase… y eso no mola nada.

Para la sesión de fotos nos fuimos a pasear a Djurgården (o, mejor dicho, nos fuimos a pasear a Djurgården y aprovechamos para la sesión de fotos), a disfrutar de un fabuloso día de otoño: fresco, algo nublado y limpio. El otoño es la estación que más me gusta y la isla de Djurgården es mi sitio favorito de Estocolmo para disfrutarla.

Ente colores otoñales y suelos crujientes nos encontramos unas vacas… las vacas más estilosas que he visto en mi vida (¿qué creéis que dirá la peluquera si le llevo la foto de una de estas vacas para que me copie el peinado?).

Anuncios

8 thoughts on “Los colores del otoño”

  1. (Esas vacas se parecen a las escocesas!)

    El jersey me parece toda una obra de arquitectura, o álgebra, o qué sé yo, encima con tu adaptación. Vamos, que mola mil! Y los colores me encantan con el contraste en blanco. Muy chulo para el otoño.

    Y te perdono, sí, que nos hayas “traicionado” y te hayas adelantado por esas fotos, jaja. Besotes!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s